Abrahám Moiseyevich Deborin

De Enciclopedia Symploké, la enciclopedia libre.

Abraham Moiseyevich Deborin
Aumentar
Abraham Moiseyevich Deborin

Filósofo marxista soviético (1881 - 1963)

Tabla de contenidos

Biografía

Ioffe Abram Moiseevich, ha pasado a la fama por su pseudónimo político: Deborin. Nació en Kovno (actual Lituania). De origen judío, Deborin se graduó en la Facultad de Filosofía de Berna (1908). Ya desde 1890 fue un militante marxista cuyo compromiso le llevó en 1907 a apoyar la fracción menchevique del Partido Socialdemócrata Ruso. Como menchevique, estuvo muy influido por Plejanov, seguimiento que combinó con la atenta lectura de Hegel, insuflando a su materialismo dialéctico buena parte del espíritu hegeliano. La fracción menchevique se caracterizó siempre por contar con los cuadros de intelectuales marxistas más importantes de Rusia (Trotsky, Martov, Rubin, Grossmann, el propio Deborin, &c.) frente a los bolcheviques, cuyo fortaleza estribaba en sus cuadros de revolucionarios profesionales pero cuya profundidad teórica a veces dejaba que desear. Los mencheviques se caracterizaron por un marxismo ortodoxo en consonancia con la II Internacional - cuyo máximo representante fue Plejanov en Rusia y Kautsky en Alemania - y en consonancia negaban que Rusia estuviera madura para una Revolución socialista.

Este contexto marcará la obra de Deborin, quien al menos formalmente, siempre quiso mantenerse fiel a las obras que por entonces estaban publicadas de Marx y Engels. El menchevismo, de hecho, siguió unos derroteros filosóficos más estables que el bolchevismo quien muy pronto comenzó a ensayar otro tipo de filosofías marxistas alejadas del materialismo dialéctico: Lunacharsky y su Religión y socialismo o Bogdanov y su Tectología sin contar con Materialismo y empirocriticismo de Nicolás Lenin, obra enormemente influida por Dietzgen, Feuerbach, Marx y Engels pero de escasa influencia hegeliana.

La obra más importante de Deborin fue Introducción a la filosofía del materialismo dialéctico (escrita en 1907 pero no publicada hasta 1915).

Al producirse la Revolución bolchevique de 1917 pasó a engrosar las filas de los defensores del Poder soviético. Decano de la filosofía marxista y uno de los pocos filósofos profesionales o académicos que contó el nuevo régimen, la figura de Deborin es crucial para entender el desarrollo del Diamat (acrónico ruso de materialismo dialéctico). Inicialmente en el Instituto Rojo de Filosofía, entró en 1928 a formar parte de la Academia de las Ciencias de la URSS, afiliándose al año siguiente en el PCUS.

El desarrollo de la Filosofía soviética iba a estar jalonado por la conocida controversia entre mecanicistas y dialécticos (también llamados «deborinistas») en las que Deborin jugará un papel importante junto a su escuela defendiendo la existencia de una genuina filosofía marxista no reducible a algún tipo de ciencia categorial aunque dicha filosofía fuera reconocida también, y aquí está una de las contradicciones del materialismo dialéctico, como ciencia.

Aportaciones a la Filosofía marxista

Las aportaciones principales de Deborin en la historia del marxismo pueden sintetizarse en los siguientes puntos:

  • Crítica al subjetivismo: él y su escuela mantuvieron una lucha encarnizada contra aquellas corrientes izquierdistas que intentaban negar la naturaleza objetiva del conocimiento. De especial repercusión fue la polémica de Deborin contra Jorge Lukacs y su Historia y Conciencia de Clase.
  • Defensa de la filosofía como saber sustantivo. Frente a M. Mitin y otros filósofos soviéticos, Deborin defendió el carácter sustantivo de la filosofía negando que ella pudiera reducirse a un saber científico categorial (a las ciencias concretas, según terminología del materialismo dialéctico) o que quedara plegada a mero producto ideológico. Se opuso también a que con el nuevo régimen la filosofía fuera declarada subproducto burgués y desapareciera de la Academia.
  • Defensa de una división tripartita de la ontología especial marxista. Según Deborin y su escuela el materialismo dialéctico lo constituyen la Dialéctica de la Naturaleza, la Dialéctica de la Historia (materialismo histórico) y la Dialéctica de las Categorías y los Conceptos (Lógica dialéctica). Esta división al tener que ser conjugada con un espacio antropológico bidimensional (Naturaleza / Cultura) no previno al Diamat de su tradicional tendencia mentalista al interpretar continuamente a las categorías y conceptos como productos de la cultura o como productos subjetivos así como impidiéndole interpretar correctamente la esencia y los fenómenos religiosos.
  • Interpretación materialista y defensa de las nuevas concepciones de la Física. Deborin entró en conflicto con las tendencias mecanicistas que acusaban a las nuevas doctrinas físicas (Teoría de la Relatividad) de ser productos burgueses.
  • Unidad dialéctica del sujeto y objeto. Deborin se opuso a las interpretaciones 'realistas dogmáticas' del marxismo apelando a unidad del sujeto y objeto en el proceso cognoscitivo.
  • Popularización del término "materialismo dialéctico". Aunque el primero en utilizar la expresión "materialismo dialéctico" para referirse a la filosofía marxista fue Plejanov, los trabajos de Deborin generalizaron y popularizaron la expresión y ligó de manera indeleble la Filosofía marxista con la Filosofía hegeliana.

Final

En 1931 el Comité Central del PCUS condenó el «deborinismo» por «idealismo menchevizante» (sic), dimitiendo seguidamente Deborin de la dirección de Bajo la bandera del marxismo, principal revista filosófica marxista del momento. Pese a su condena, en 1935 pasó a ser miembro del Presidium de la Academia de las Ciencias, y se mantuvo en un discreto segundo plano. Su condena no impidió que de hecho, gran cantidad de sus aportaciones doctrinales pasaron a formar parte del corpus del materialismo dialéctico soviético sobre todo tras la época de desestalinización.

La gran incógnita de la biografía de Deborin es su habilidad para salir vivo de las purgas de Stalin. La apertura de los archivos con la caída de la Unión Soviética se ha podido establecer que la cifra de filósofos muertos - la mayoría materialistas dialécticos «deborinistas» - asciende a 97 personas. Tras la muerte de Stalin fue rehabilitado y sus obras fueron reeditadas por las editoriales oficiales de la URSS.

Uno de sus discípulos más sobresalientes fue Boris Hessen, quien desgraciadamente se encuentra entre los mártires de la lista.

Cita

«El materialismo dialéctico, a diferencia del idealismo subjetivo y objetivo, partiendo de la unidad de lo subjetivo y lo objetivo, reconoce la posibilidad del conocimiento de la cosa en sí en forma de leyes necesarias y universales. Las categorías, es decir, los conceptos universales puros, como el tiempo, el espacio, la causalidad, desde el punto de vista del materialismo dialéctico son, por una parte, determinaciones lógicas y, por otra, el reflejo de las formas reales del ser de las cosas. Y puesto que las formas lógicas generales son al mismo tiempo las determinaciones efectivas reales de las cosas mismas, es evidente que las categorías o formas son universales. De tal modo (...) el materialismo dialéctico concilia el conocimiento de la experiencia con el lógico-abstracto y además traspasa los límites de uno y otro alcanzando una forma superior de la objetividad y de la verdad científica. El empirismo tiene razón en el problema del origen del conocimiento; el trascendentalismo tiene razón en el problema de la significación del conocimiento. (...) El materialismo dialéctico elimina la contradicción entre el pensamiento y el ser. El hombre mismo es una parte del ser y por ello las formas, obligatorias para el ser, para el objeto, son obligatorias también para el sujeto, para el pensamiento.» DEBORIN, A. "El materialismo dialéctico" en DEBORIN, 1964.


Bibliografía

DEBORÍN, A. M. Filosofía y Política. Ed. Pueblos Unidos (Montevideo, 1964). Colección de obras escogidas.

HUERGA MELCÓN, P. La ciencia en la encrucijada (http://www.fgbueno.es/edi/bfe001.htm). Ed. Pentalfa (Oviedo, 1999)

HUERGA MELCÓN, P. El Congreso de Londres de 1931 (http://www.nodulo.org/ec/2003/n011p10.htm), El Catoblepas , Nº 11. (2003)

KOLAKOWSKY. Las principales corrientes del marxismo. Tres tomos. Ed. Alianza (Madrid, 1982).

enciclopedista

Valid XHTML 1.0 Transitional