Agnosticismo

De Enciclopedia Symploké, la enciclopedia libre.

Término acuñado por Tomás Huxley en 1869 inspirado en un pasaje en el que San Pablo habla de los gnósticos (una secta de los siglos I y II) como iglesias que custodiaban y enseñaban una doctrina revelada que ellas decían poseer y que consideraban necesarias para la salvación de los hombres.

El término agnosticismo se refería por tanto, inicialmente, a las doctrinas gnósticas (que en el siglo XIX podrían estar representadas por las iglesias anglicanas, calvinistas, baptistas...) no para afirmarlas, ni para negarlas, sino para mantener la duda escéptica ante ellas, presuponiendo además que sólo en el terreno de las ciencias positivas cabría admitir verdades apodícticas en torno a las cuales no fuera posible una duda escéptica.

El agnosticismo, en esta primera acepción (agnosticismo positivo) equivale a la duda sobre las religiones positivas; es por tanto una actitud ante estas religiones, más que una actitud teológica, porque un agnóstico, en esta primera acepción, puede no ser ateo en relación con el «Dios de los filósofos» (un agnóstico positivo puede ser teísta o deísta).

Pero en una segunda acepción, agnosticismo, en sentido metafísico, pasa a significar el escepticismo ante la cuestión de la existencia del Dios de la teología natural, del «Dios de los filósofos».

Y esta es la acepción que se ha generalizado y que suele ser considerada como una posición intermedia entre el teísmo y el ateísmo. Engels consideró al agnosticismo como un ateísmo vergonzante; acaso podría decirse que el agnosticismo es un teísmo vergonzante, si es que la cuestión de la inexistencia de la idea de Dios no puede ser objeto de duda (de epojé, o suspensión del juicio), a la manera como puede ser objeto de duda la existencia de extraterrestres racionales que habitan alguna lejana galaxia.

Suelen recibir este rótulo las doctrinas filosóficas que admiten la existencia de un orden de realidad incognoscible por naturaleza, especialmente el Positivismo de Augusto Comte, el Evolucionismo de Heriberto Spencer, el Relativismo de Hamilton, y también, con reservas, el criticismo de Kant.

Referido a la existencia de Dios, desde las coordenadas del materialismo filosófico, el agnosticismo es una posición acrítica (por cuanto supone que Dios es posible, y lo que duda es de su existencia) y contradictoria (por cuanto si Dios fuera posible, existiría, pues el Ser necesario no podría ser contingente). El materialismo filosófico es, por tanto, un ateísmo filosófico que se abre camino a través de la demostración de la imposibilidad de la Idea de Dios.

Otras páginas sobre Agnosticismo

enciclopedista

Valid XHTML 1.0 Transitional