Alienación

De Enciclopedia Symploké, la enciclopedia libre.

Término usado por Carlos Marx y Federico Engels para describir el proceso de enajenación y falsa conciencia producido en el trabajo manual, especialmente el del modo de producción capitalista, en el que el hombre se convierte en un apéndice de la máquina; es término sustitutivo de exteriorización, usado por Hegel para hablar del paso del Espíritu Subjetivo al Espíritu Objetivo, donde el hombre haría patente su esencia por medio del trabajo, se manifestaría tal cual es. Debido a sus connotaciones psicológicas (la «cámara oscura de la conciencia»), el término ha sido desechado y se prefiere hablar de ortograma como concepto ligado a la ideología.

Como concepto positivo, un alienado es alguien que no está en sus cabales. Como criterio práctico, podríamos tomar el siguiente: la alienación es la dolencia de aquellos enfermos mentales que han perdido la conciencia de su propio cuerpo, identificándose, o bien con un animal o con un demonio, o bien con otra persona individual. Sin embargo, con este criterio en la mano, no podríamos poner en la categoría de alienado al fanático que asesina en nombre de un proyecto político o religioso abstracto. Más que de alienación, habría que hablar en estos casos de falta de juicio o de prudencia.

La alienación se predica de individuos o de personas ordinarias. De aquí la dificultad de esta idea y el peligro de llevarla al terreno teológico o metafísico. Por ejemplo, según San Agustín, Adán al pecar se alienó, puesto que su originario estado de Gracia se transformó cuando, volviéndose de espaldas a Dios, se internó en su soberbia y en su egoísmo: tal es la alienación teológica. La conciencia es una especie de cámara oscura que vuelve las cosas del revés; por ejemplo, pone a los dioses como causas del hombre cuando fue el hombre quien causó a los dioses: tal es la alienación religiosa. El Ser-para-sí, ante la Nada, necesita engañarse a sí mismo alienándose, presentándose como ser sustantivo o eterno, identificándose como persona con las cosas que la sociedad le sugiere.

La alienación es un estado que tiene mucha semejanza con el autismo: el individuo se ha revestido de una personalidad tal, que resulta impermeable a las influencias de otras personas; se comportará como si estuviese dotado de un automatismo capaz de segregar todo aquello que pudiera modificar su propio sistema de valores. Desde este punto de vista, la idea de alienación también podrá ser aplicada a grupos de personas en cuanto se mantienen extrañados de otros grupos de personas. Los individuos que pertenecen a una sociedad que sea de todo punto extraña a la nuestra, constituirán el mejor ejemplo del estado de alienación, una alienación genérica referida al Género Humano. El concepto de alienación genérica, referido al Género Humano en tanto se mantiene repartido en esferas sociales o religiosas mutuamente inconmensurables, podrá proyectarse sobre aquellos individuos que, viviendo en la confluencia turbulenta de diferentes esferas sociales o religiosas, no logran identificarse con ninguna de tales esferas ni con la intersección de algunas, y permanecen como individuos flotantes en el medio de las turbulencias producidas por esas corrientes que confluyen en la gran ciudad cosmopolita. La alienación psiquiátrica podría entenderse como una subclase de los procesos generales de alienación: por ejemplo, la identificación del místico con Cristo o la del fanático con el héroe nacional.

Enlaces de interés

Otras páginas sobre Alienación:

enciclopedista

Valid XHTML 1.0 Transitional