Consenso/acuerdo

De Enciclopedia Symploké, la enciclopedia libre.

El consenso y el acuerdo corresponden a dos modos de entender las mayorías democráticas. El consenso democrático consiste en la aceptación de la decisiones tomadas por la mayoría de electores en relación con una determinada opción. En cambio, el acuerdo democrático hace referencia al carácter de la decisión respecto a una determinada opción tomada por una mayoría de electores que están conformes entre sí. Según esto, el acuerdo implica siempre consenso; sin embargo, es posible un consenso democrático que encubra desacuerdos muy profundos.

Supongamos un tribunal compuesto de cinco jueces o electores {1,2,3,4,5} comisionados para seleccionar a cinco candidatos-doctrinas {a,b,c,d,e}. Podemos representar en tablas de doble entrada los contenidos {a,b,c,d,e} en cabeceras de columna; los electores {1,2,3,4,5} en cabeceras de fila; las decisiones, positivas o negativas, por los símbolos + y – (las abstenciones por 0).

Tomando las tablas como referencias podemos definir el consenso en la dirección vertical, por la relación entre las diversas columnas; en cambio, los acuerdos se representarán en dirección horizontal, por las relaciones de homología entre filas distintas. El cómputo del consenso, por el criterio de la mayoría simple, es sencillo. La mayoría resultará a partir de las mayorías de cada columna, de la suma de estas mayorías.

Pero el cómputo de acuerdos es más difícil. La distinción más importante, a efectos de su cómputo, es la distinción entre acuerdos de primer orden y acuerdos de segundo orden. Acuerdos de primer orden son aquellos que se mantienen en la perspectiva global de la tabla, como representación de una totalidad única. En este contexto de primer orden, para una matriz cuadrada de cinco líneas {1, 2, 3, 4, 5}, el número máximo de acuerdos posibles sobre los contenidos {a, b, c, d, e} será el de diez: {(1/2), (1/3), (1/4), (1/5), (2/3), (2/4), (2/5), (3/4), (3/5), (4/5)}.

Los acuerdos de segundo orden, en cambio, son aquellos cuyo cómputo comienza «reorganizando» prácticamente la tabla o matriz en dos submatrices o regiones matriciales dadas precisamente en función de la estructura de sus homologías. Y ahora puede ocurrir que una matriz haya quedado partida o fracturada en dos submatrices de tres y dos filas, de suerte que los acuerdos sean plenos en cada una de ellas, sólo que de signo positivo la primera y negativo la segunda. Diremos ahora que la matriz total tiene mayoría de acuerdos positivos, pero un tal acuerdo mayoritario de segundo orden estará en contradicción total con el desacuerdo mayoritario de primer orden, que arroja una mayoría de seis desacuerdos {(1/4), (1/5), (2/4), (2/5), (3/4), (3/5)} contra una minoría de un único acuerdo {(4/5)}. Ilustramos con las siguientes tablas tres situaciones posibles:

Enlace de interés

Consenso/acuerdo (http://www.filosofia.org/filomat/df641.htm) en el Diccionario filosófico (http://www.filosofia.org/filomat/pcero.htm)

enciclopedista

Valid XHTML 1.0 Transitional