Historia de la filosofía

De Enciclopedia Symploké, la enciclopedia libre.

La historia de la filosofía es el estudio y la interpretación del origen y la evolución del pensamiento filosófico.

El tratamiento histórico de la filosofía puede realizarse fundamentalmente desde dos perspectivas:

  • La perspectiva filológica. Se trata de una perspectiva externa a la filosofía que se presenta con pretensiones de neutralidad. De acuerdo con este punto de vista, la filosofía es una forma cultural más entre otras (como, por ejemplo, la ciencia, el arte, etc.). De esta manera la filosofía queda nivelada o equiparada a otros hechos culturales. Los textos filosóficos aparecen interpretados en su contexto histórico, social, político, etc.
  • La perspectiva filosófica. Según este punto de vista, los textos filosóficos son interpretados "desde dentro" de la filosofía. Se adopta la perspectiva de una posteridad de referencia. Una Historia filosófica de la filosofía, obviamente, no puede ser neutral puesto que estará condicionada por los supuestos filosóficos que adopte el historiador de la filosofía.

El materialismo filosófico considera ineludible el enfoque correspondiente a la última perspectiva (sin por ello negar la necesidad del análisis filológico riguroso de los textos filosóficos) si se asume de un modo consecuente la especificidad del saber filosófico.

Apoyándose en las distintas clases de relaciones que pueden darse entre los tres términos coordinadores de la Realidad (Mi como Mundo o Materia ontológico-especial, E como Ego trascendental y M como Materia ontológico-general), el materialismo filosófico establece tres ordenaciones básicas para caracterizar los periodos fundamentales del curso histórico de la filosofía occidental, a saber:

  • E ⊂ Mi ⊂ M para la época antigua. Según esta ordenación, los elementos egoiformes (hombres, dioses) están incluidos en el mundo natural (Mi), el cual puede aparecer envuelto por una realidad transmundana M o bien eventualmente coincidir con ella.
  • Mi ⊂ M ⊂ E para la época medieval. Esta nueva ordenación rompe radicalmente con la ordenación anterior al subordinar todas las cosas a E (que aquí se identifica con el Dios revelado, trascendente y creador del Mundo del cristianismo).
  • Mi ⊂ E ⊂ M para la época moderna. El racionalismo moderno destituye a Dios de la posición jerárquica suprema, aunque se conserva el orden Mi ⊂ E del orden medieval. E se seculariza y se convierte en la "conciencia legisladora del Mundo" (Kant).

Enlaces de interés

enciclopedista

Valid XHTML 1.0 Transitional