Inversión teológica

De Enciclopedia Symploké, la enciclopedia libre.

Expresión acuñada por Gustavo Bueno para referirse al proceso que tuvo lugar en la época moderna, y que culminó en Hegel, en el que los conceptos teológicos se usan para hablar del Mundo, y no de Dios como ente trascendente. La metafísica y la teología revierten sobre el Mundo (natural o histórico). No se habla de Dios, sino del Mundo desde Dios. (Nicolás Malebranche: «Nosotros vemos en Dios todas las cosas»).

«La Teología de Hegel constituye la culminación del proceso de «inversión teológica» iniciado en la época moderna. Las referencias de la Ciencia de la Lógica de Hegel son los mismos contenidos que figuran en su Filosofía de la Naturaleza y en su Filosofía del Espíritu. Y en eso haríamos consistir esa culminación de la inversión teológica que Hegel habría llevado a cabo. La Lógica de Hegel, lejos de la condición que algunos le atribuyen de «prólogo en el cielo» a la obra de la creación de la Naturaleza y del Espíritu (el «prólogo en el cielo» representado por la concepción de la Lógica como conjunto de leyes «válidas para todo mundo posible», de Leibniz, Scholz o Hasenjaeger) está enteramente vuelta a esta Naturaleza y a este Espíritu (inversión teológica).» Gustavo Bueno. En torno a la distinción «morfológico/lisológico» (http://www.nodulo.org/ec/2007/n065p02.htm) El Catoblepas • número 65 • julio 2007 • página 2

(Véase Historia filosófica de la filosofía.)

Enlaces de interés

enciclopedista

Valid XHTML 1.0 Transitional