Joaquín de Fiore

De Enciclopedia Symploké, la enciclopedia libre.

Joaquín de Fiore (1135-1202). Místico y abad del monasterio cisterciense de Santa Maria di Corazzo. Hacia 1190 fundó la Congregación Florense. Sus doctrinas ejercieron una notable influencia en los franciscanos. Entre sus defensores estuvo Pedro Juan Olivi. Algunos de los pertenecientes a la llamada escuela joaquinita y sus obras fueron condenadas por la comisión papal; incluso las obras del mismo Joaquín de Fiore, como De unitate seu essentia Trinitatis, en la que acusa a Pedro Lombardo de haber introducido una «cuaternidad» en Dios. La principal preocupación de Joaquín de Fiore era preparar la llegada del apocalipsis. Dividió la historia en tres edades: Edad del Padre, Edad del Hijo y Edad del Espíritu Santo.

«Las tendencias de Joaquín de Fiore eran a la vez místicas y apocalípticas; su principal intención, la de preparar la época para los tiempos que se avecinan, tiempos en los cuales ha de predominar la concepción puramente espiritual del Evangelio de Cristo bajo la iluminación espiritual del Espíritu Santo. Según Joaquín de Fiore, hay tres grandes épocas en la Humanidad: la época del Padre, que comienza con la creación; la del Hijo, que se inicia con la redención; y la del Espíritu Santo, que empieza en la propia época de Joaquín y que ha de manifestarse ante todo por una reforma y completa espiritualización de las instituciones eclesiásticas bajo la égida del "Evangelio eterno". Las doctrinas de Joaquín de Fiore ejercieron gran influencia entre algunos de los llamados "espirituales" y "fraticellos" franciscanos. El franciscano Gerardo de Borgo San Donnino escribió en 1254 un Evangelium aeternum que era una introducción a varias de las obras de Joaquín de Fiore. Esta obra fue condenada por la comisión papal, que condenó asimismo las obras de Joaquín (uno de los tratados de éste, el De imitate Trínitatis, contra Pedro Lombardo, había sido ya condenado en el Concilio de Letrán de 1215). Otro franciscano, Juan de Parma, General de la Orden, escribió un Evangelium sancti spiritus siguiendo las ideas de Joaquín de Fiore. Entre los defensores de éste figuró asimismo Pedro Juan Olivi. Se ha hablado de una "escuela joaquinita" o "escuela joaquiniana" a la que se deben varios escritos que durante un tiempo se atribuyeron al propio Joaquín de Fiore.» (José Ferrater Mora, Diccionario de filosofía (http://filosofia.org/enc/fer/fer.htm))

Enlaces de interés

enciclopedista

Valid XHTML 1.0 Transitional