Marco Aurelio Antonino

De Enciclopedia Symploké, la enciclopedia libre.

Delacroix, Las últimas palabras del emperador Marco Aurelio
Aumentar
Delacroix, Las últimas palabras del emperador Marco Aurelio

Marco Aurelio Antonino (121-180) nació en Roma y falleció en Vindobona (Viena). Emperador romano, Marco Aurelio es uno de los principales representantes del llamado nuevo estoicismo o estoicismo imperial. Gran admirador de Epicteto, Marco Aurelio acentuó los rasgos religiosos del estoicismo, el cual se convirtió casi enteramente en una norma de acción y en un consuelo. En su obra Soliloquios o Reflexiones se reflejan los ideales éticos de la doctrina, acentuando el amor al prójimo. «Encontramos en estas meditaciones, un conjunto de doctrinas. Entre ellas, las siguientes: el hombre es carne, espíritu vital, y un yo que se gobierna a sí mismo y que debe tomar las riendas de la propia vida, pues es la parte divina del hombre; hay que obrar de acuerdo con la Naturaleza, pues los cambios del hombre son similares a los cambios de ese Todo que es la Naturaleza Universal; la materia del Todo es, sin embargo, dócil y adaptable, en tanto que la Razón posee su propia naturaleza, la cual no contiene ningún mal; las rotaciones del Universo son siempre las mismas, hacia arriba y hacia abajo; el Universo es como una gran Sociedad; el hombre mortal es un ciudadano en la Gran Ciudad del Universo, etc. La mayor parte de estas doctrinas son las que corresponden al estoicismo del citado período. Otras son más particulares de Marco Aurelio; en efecto, frente a la característica "dureza" de Séneca o hasta de Epicteto, Marco Aurelio predica dondequiera un sentimiento que a veces se acerca a la piedad; frente al retroceso hacia sí mismo de los demás miembros de la escuela, Marco Aurelio parece insistir en el "darse a los otros", no solamente mediante su característico "cosmopolitismo", sino también porque sostiene que los hombres están estrechamente relacionados en una comunidad que hace posible la constante comunicación mutua y, sobre todo, el amor mutuo. Ahora bien, más que las doctrinas importa destacar en la obra de Marco Aurelio la peculiar atmósfera que intenta suscitar con sus máximas y recomendaciones. Es una atmósfera difícil de describir y más difícil todavía de definir. En rigor, Marco Aurelio no pretende ni una cosa ni otra: quiere más bien que los hombres a quienes se dirige penetren en el modo de vida que suscitan las máximas, las cuales no deben tomarse aisladamente, sino siempre dentro de un conjunto. Ello no significa que ciertas máximas no consigan más que otras dibujar el perfil de la citada atmósfera. Entre tales máximas elegimos las siguientes. Una está en el Libro VIII (52) y dice: "El que no sabe que el Universo existe, no sabe dónde está. El que no conoce el propósito del Universo, no sabe quién es ni qué es el Universo. El que fracasa en cualquiera de estos respectos no puede ni siquiera decir por qué ha nacido". La otra está en el Libro IX (16) y enuncia: "Vive constantemente la más alta [excelente, bella] vida".» (José Ferrater Mora, Diccionario de filosofía (http://filosofia.org/enc/fer/fer.htm))

Enlaces de interés

  • Fray Antonio de Guevara, Libro áureo de Marco Aurelio (http://www.filosofia.org/cla/gue/guema.htm) (1528), Proyecto Filosofía en español.
  • Zeferino González, «Epicteto y Marco Aurelio» (http://www.filosofia.org/zgo/hf2/hf21100.htm), en Historia de la Filosofía (1886), Proyecto Filosofía en español.
  • Fernando Rodríguez Genovés, «Marco Aurelio: orden del mundo y limes» (http://www.nodulo.org/ec/2005/n039p07.htm), El Catoblepas, núm. 39:7, mayo de 2005.
  • Marco Aurelio (http://buscador.lechuza.org/resultados.php?texto=Marco%2BAurelio&xx=buscar) en Lechuza.
enciclopedista

Valid XHTML 1.0 Transitional