Teodoro Jouffroy

De Enciclopedia Symploké, la enciclopedia libre.

Teodoro Jouffroy (1792-1842). Profesor de filosofía. Entre los centros donde expuso sus enseñanzas, la Escuela Normal de París (1817-1822), la Sorbona y el Collège de Francia. Jouffroy realizaba una síntesis entre el escepticismo y el nihilismo. Su principal tesis consistía en afirmar el derrumbe de la tradición moral y la afirmación de una situación de crisis de la que era necesario escapar. Ni el nihilismo ni el escepticismo por separado podían realizar acciones de cambio, por lo que era necesario combinarlas para la superación del drama filosófico. Introdujo la consideración de la psicología como ciencia y le dio máxima importancia en la reconstrucción de los dogmas morales, que asignó a la metafísica. Sus obras están escritas en francés.

«El pensamiento filosófico de Jouffroy está dominado por la idea de que los viejos dogmas han perecido y de que es necesario encontrar una salida a esta situación. El "espíritu de examen" es necesario, pero cuando se detiene en una fase meramente nihilista resulta perjudicial e infecundo; el escepticismo ocupa un lugar en la evolución de las ideas, pero no puede mantenerse por sí solo largo tiempo. Es, pues, necesario que algunos espíritus, "verdaderos representantes de la humanidad (ya que el resto no tiene más que la forma de la humanidad)" se retiren para "descubrir las grandes verdades morales, políticas, religiosas que habían sido sofocadas por las formas del antiguo dogma y que están destinadas a gobernar el mundo bajo una forma u otra". Para descubrir tales verdades hay que revisar a fondo todos los conocimientos: la psicología, la lógica, la moral, la estética, el Derecho, la Historia, etc. Particularmente importantes son las meditaciones de Jouffroy en lo que toca a la psicología y a la moral. La psicología debe organizarse, a su entender, científicamente, según el modelo de las otras ciencias naturales, pero admitiendo la introspección como fuente de conocimiento. Pero la psicología no es solamente una ciencia de lo que es, sino de toda la marcha de la evolución, desde el instinto a la libertad (que debe entenderse como libertad racional). En cuanto a la moral, conduce de inmediato a la metafísica, sobre todo cuando se examina la idea del destino. Según Jouffroy, todos los seres poseen su destino especial, "que les es impuesto por su naturaleza" y hacia el cual todos tienden con la máxima energía. Pero mientras hay seres que ignoran su propio destino al realizarlo, hay otros seres —las naturalezas racionales— que tienen conciencia del mismo. El destino se explica, por lo demás, mediante el imperio del principio de finalidad, el cual puede tender un puente entre las creencias perdidas y las nuevas creencias.» (José Ferrater Mora, Diccionario de filosofía (http://filosofia.org/enc/fer/fer.htm))

enciclopedista

Valid XHTML 1.0 Transitional