Armonía preestablecida

De Enciclopedia Symploké, la enciclopedia libre.

Doctrina de Guillermo Leibniz que afirma que la mónada o sustancia espiritual creada no actúa directamente sobre otras mónadas, sino de forma paralela, según una relación mutua reglamentada de antemano por Dios, al modo como los actores de un teatro padecen o actúan no por interactuar entre ellos, sino por determinación del director. Esta doctrina, al igual que el ocasionalismo de Nicolás Malebranche, acaba eliminando la Idea de Causa por una coordinación puramente metafísica.

«Leibniz llamó armonía preestablecida a la forma como tiene lugar la relación entre las mónadas que, por no tener "ventanas", no están sometidas a una interacción directa e inmediata por efecto de la influencia mutua, ni a una intervención constante de Dios, como sostienen los ocasionalistas, sino que "Dios ha hecho desde el principio a cada una de estas dos substancias (alma y cuerpo) de una naturaleza tal, que —siguiendo sólo sus propias leyes, que han recibido con su ser— concuerda, sin embargo, con la otra, lo mismo que si hubiera recibido influjo mutuo o como si Dios pusiera continuamente su mano, además de su concurso general". De un modo más lato, la armonía puede definirse como aquella forma de relación entre objetos de un conjunto que no excluye ninguno de los componentes, sino que supone una perfecta adecuación interna de cada uno con los restantes. La armonía se opone, así, formalmente a la identidad, que se realiza por exclusiones o por una fusión que sacrifica el ser propio de cada elemento del conjunto». (José Ferrater Mora, Diccionario de filosofía (http://filosofia.org/enc/fer/fer.htm))

enciclopedista

Valid XHTML 1.0 Transitional