Epicureísmo

De Enciclopedia Symploké, la enciclopedia libre.

El «Epicureísmo» dio expresión a la voluntad de un tipo refinado de la «felicidad», que es la retribución de la paz y la alegría que viene de la conducta justa (los bienes materiales son valiosos sólo en la medida en que la posesión de ellos contribuya a la consecución de la paz); la identificación del bien con el placer, y el bien supremo de la ausencia de dolor corporal y «mental»; la limitación de todos los deseos y la práctica de la virtud; la retirada de la vida pública, y el cultivo de la amistad de los hombres nobles. El epicúreo se niega a ser perturbado por ninguna metafísica o por las doctrinas religiosas que imponen obligaciones y, por tanto, obstaculizan la libertad del puro disfrute. Los antiguos atomistas (Demócrito y Leucipo) habían elaborado una descripción sistemática del mundo natural que comprende muchas partículas materiales, los átomos, cuyas interacciones mecánicas dan cuenta de «todo» lo que sucede. En el período helenístico, la atención se dirigió a las consecuencias de ese punto de vista de la conducta de la vida humana. Epicuro adoptó el atomismo de Demócrito, pero modificó su determinismo al permitir la oportunidad de provocar un espontáneo viraje («clinamen») en la caída de los átomos, que representa la libertad de movimiento en el hombre y los animales. Epicuro y sus seguidores señalaron que los átomos chocan totalmente por casualidad, que todo lo que ocurre en el universo está fuera del alcance del control humano directo. La vida humana es, por lo tanto, esencialmente pasiva; los epicúreos hicieron hincapié en la paz mental que proviene de la aceptación de lo que ocurra, sin denuncia o lucha. Epicuro sostuvo que no tenemos ninguna razón para quejarnos del hecho de que la vida humana debe llegar a su fin. La aniquilación de la personalidad, argumentó, no puede ser experimentada y, por tanto, nada que temer. Por lo tanto, «diré a mi alma: muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate» (Lucas 12:19)

Los epicúreos tenían una ética, mientras que los estoicos tenían una moral.

El «Epicureísmo», popular en todo el mundo antiguo, fue difundido por los sucesores de Epicuro, Polistrato, Zenón de Sidón, y Filodemo de Gadara.

Enlaces de interés

enciclopedista

Valid XHTML 1.0 Transitional