Falacia

De Enciclopedia Symploké, la enciclopedia libre.

Tabla de contenidos

Definición

En Lógica se denomina falacia al argumento mal formado y que, sin embargo, parece correcto. Se trata de un término con un significado muy similar al de sofisma o paralogismo. A diferencia de los sofismas, las falacias no se cometen necesariamente para engañar. En cambio, los paralogismos se producen cuando incurrimos en falacias involuntariamente.

Tipos de falacias

Explicaremos a continuación los distintos tipos de falacias lógicas (el listado que aquí ofrecemos no es ni mucho menos completo) atendiendo a uno de los criterios de clasificación más usados.

Empezaremos distinguiendo dos tipos de falacias: las falacias formales y las falacias no formales (que no deben ser confundidas con las llamadas falacias materiales ya que, como veremos más adelante, son sólo un subtipo de ellas). Las falacias formales, como su nombre indica, se producen en virtud de una incorrección formal en la argumentación. Son aquellas que siguen aparentemente una regla de inferencia válida, aunque en realidad no la cumplen. En cambio, las falacias no formales se cometen por cuestiones de contenido (distracciones, alteraciones semánticas de expresiones que aparecen en las premisas, el estado emocional del oyente, información insuficiente o errónea, etc.). De hecho existen razonamientos falaces formalmente válidos (como por ejemplo la petición de principio, cuya estructura lógica es una tautología) y que, sin embargo, carecen materialmente de fuerza probatoria.

Falacias formales

Destacaremos dos: la falacia de la afirmación del consecuente y la falacia de la negación del antecedente.

  • Falacia de la afirmación del consecuente

Es aquella que sigue el siguiente esquema de inferencia formalmente no válido (aunque parecido al modus ponens ): Si A, entonces B. Es verdad B. Por tanto, es verdad A.

EJEMPLO: Si el universo ha sido creado por una inteligencia superior, tendríamos que observar orden y organización en el mundo. Como vemos orden y organización en el mundo, está claro que el universo ha sido creado por una inteligencia superior.

  • Falacia de la negación del antecedente

Esta falacia (similar al modus tollens) tiene la forma siguiente: Si A, entonces B. No es verdad A. Por tanto, no es verdad B.

EJEMPLO: Si Dios existe, hay unos principios morales que cumplir. Como Dios no existe, entonces todo está permitido.

Falacias no formales

Podemos dividirlas en dos clases: las falacias de ambigüedad y las falacias materiales. Las falacias de ambigüedad son el equívoco, la anfibología, el énfasis (o acento), la composición y la división. Las falacias materiales pueden ser falacias de pertinencia o falacias de datos insuficientes. Las falacias de pertinencia son la falacia ad hominem, la falacia ad baculum, la falacia ad populum, la falacia ad misericordiam, la falacia ad verecundiam, la falacia ad ignorantiam y la falacia del tu quoque. Las falacias de los datos insuficientes son la falacia de generalización inadecuada, la falacia de falsa prueba y la falacia de falsa causa.

Falacias de ambigüedad

Son las que se cometen debido a la alteración del sentido de alguna expresión lingüística del razonamiento.

  • Equívoco

La ambigüedad se da porque en la argumentación aparece un término que puede tener más de un significado.

EJEMPLO: Mi vecino mecánico va cada día al taller con su mono. Es un gran amante de los animales.

  • Anfibología

La confusión tiene su origen en la estructura gramatical de alguna premisa del razonamiento.

EJEMPLO: ¿Han detenido al asesino de tu padre?

  • Énfasis

La ambigüedad se produce a causa la entonación en que se pronuncia una frase.

EJEMPLO: No debemos hablar mal de nuestros amigos. (Si se pone énfasis en las dos últimas palabras, parece que sea justificable hablar mal de todo aquel que no sea nuestro amigo.)

  • Composición

Cuando se dice de la totalidad lo que conviene a las partes.

EJEMPLO: Al pesar poco un grano de arena, podemos decir que el conjunto de todos los granos de arena también pesa poco.

  • División

Es el caso inverso al anterior: se atribuye a las partes lo que conviene a la totalidad.

EJEMPLO: Como este hombre tiene derecho al voto, sus órganos también lo tienen.

Falacias materiales

Se llaman así porque no son verbales, sino que se originan por cuestiones relativas a la materia u objeto significado.

Falacias de pertinencia

Son aquellas falacias materiales cuya incorrección se debe a que las premisas no son lógicamente relevantes (o pertinentes, de ahí su nombre) para probar la conclusión.

  • Falacia ad hominem ("contra el hombre")

Consiste en atacar una opinión descalificando a quien la defiende.

EJEMPLO: No podemos fiarnos de este estudio sobre los efectos del tabaco sobre la salud humana, ya que lo ha financiado la industria tabacalera.

  • Falacia ad baculum ("al bastón")

Quien comete esta falacia apela a las amenazas o a la fuerza para convencernos.

EJEMPLO: Debes conducir respetando las normas de circulación, porque de lo contrario te multarán.

  • Falacia ad populum ("al pueblo")

Es la que recurre al estado emocional de los oyentes.

EJEMPLO: ¿Cómo no va a existir Dios? ¿Puede tanta gente estar equivocada?

  • Falacia ad misericordiam ("a la misericordia")

Falacia que, a falta de argumentos, recurre a la compasión.

EJEMPLO: En un control de alcoholemia: - Agente, por favor, no me sancione. Si lo hace, me retirarán el permiso de conducir, entonces perderé mi empleo y mi familia acabará en la miseria.

  • Falacia ad verecundiam ("al respeto")

Consiste en defender alguna opinión o idea apelando al prestigio o a la autoridad de alguien, en vez de ofrecer argumentos lógicos.

EJEMPLO: La homeopatía es una terapia eficaz ya que hay médicos que la recomiendan.

  • Falacia ad ignorantiam ("a la ignorancia")

Argumento que apela al desconocimiento para probar la existencia o inexistencia de algo.

EJEMPLO: Existe vida extraterrestre puesto que nadie ha probado lo contrario.

  • Falacia del tu quoque ("tú también")

Falacia que se basa en lanzar contra el interlocutor la misma acusación por él empleada, en vez de replicarle con argumentos. Puede considerarse como un tipo de falacia ad hominem.

EJEMPLO: ¿Por qué voy a dejar de fumar, doctor, si usted fuma dos paquetes diarios?

  • Falacia del hombre de paja (argumentum ad logicam)

Consiste en fingir que el oponente dijo algo que en realidad no dijo pero que sería más fácil de rebatir. Una vez refutado el oponente ficticio, se consigue una apariencia de victoria sobre el oponente real.

EJEMPLO: —No estoy de acuerdo con que se financie el bable en la escuela pública. —Tú quieres prohibir el bable.

Falacias de datos insuficientes

Son aquellas falacias materiales que parten de una información escasa y carente, por tanto, de valor probatorio.

  • Falacia de generalización inadecuada

Se trata de una inducción que se apoya en un número escaso de premisas.

EJEMPLO: Como en mi barrio se cometen muchos atracos, creo que en mi país la delincuencia es un problema social generalizado.

  • Falacia de falsa prueba

Se aporta información, pero se prescinde de aquella que es contraria a la tesis defendida.

EJEMPLO: Este hombre es el criminal porque la investigación ha probado que las balas que causaron la muerte de la víctima proceden de su arma. (Ocultando la información de que el acusado, en el momento del crimen, estaba muy lejos del lugar del asesinato.)

  • Falacia de falsa causa

Argumento que presenta una causa que no lo es.

EJEMPLO: A partir de hoy, no dormiré jamás en una cama. Casi todo el mundo se muere en la cama.

Otras falacias materiales

  • Petición de principio

Razonamiento falaz que presupone la conclusión que quiere demostrar.

EJEMPLO: El paro existe porque no hay empleo para todos.

  • Falacia del jugador

Se justifica una elección a partir de la probabilidad de que se dé un suceso considerándola erróneamente como dependiente de otro. Esta falacia recibe su denominación porque la actitud habitual de muchos jugadores es la de no apostar por un número que ha salido muchas veces consecutivas en jugadas anteriores, ignorando que la probabilidad de que salga el mismo número en la nueva jugada no está para nada condicionada por los resultados precedentes.

EJEMPLO: Siempre que viaje en avión llevaré una bomba conmigo, así me sentiré más seguro, ya que la probabilidad de que en un avión haya dos bombas (la mía y la de un hipotético terrorista) es menor que la probabilidad de que haya sólo una (la del terrorista).


Otros enlaces de interés

enciclopedista

Valid XHTML 1.0 Transitional