Reglas de la definición

De Enciclopedia Symploké, la enciclopedia libre.

La definición es una identidad que establecemos entre dos expresiones lingüísticas: el término definido (o definiendum) y la expresión definidora (o definiens). Es la expresión de lo que es un objeto sin añadir ni quitar nada a él.

Ejemplo: Hombre = def. Animal racional. El definiendum es "hombre" y el definiens es "animal racional".

Para que una definición sea correcta, debe cumplir las siguientes reglas:

  • La definición debe ser breve, pero completa. Es decir, debe explicitar lo indispensable para que la comprensión sea exacta sin que falten o sobren notas constitutivas; y todo esto, con brevedad. Ejemplo: Virtud = def. Hábito bueno.
  • La definición debe convenir a todo lo definido y sólo a lo definido. No debe ser demasiado amplia ni demasiado estrecha en su extensión. Ejemplo: Gato = def. Animal mamífero.
  • La definición debe ser más clara que el término definido. Si es elaborada con palabras ambiguas, metafóricas o de significado igualmente desconocido, resulta vana. Ejemplo: Azar = def. Amnesia del destino.
  • El término definido no debe entrar en la definición. No debe utilizarse la misma palabra que se pretende definir ni sus derivados gramaticales. Ejemplo: Economía = def. Ciencia que estudian los economistas.
  • La definición no debe ser negativa. En lo posible, la definición debe decir lo que es, debe aclarar el contenido de un concepto y no lo que queda excluido de él. Ejemplo: Varón = def. Ser humano que no es mujer.
  • La definición debe indicar los atributos esenciales del término definido. Es deseable que se señalen el género próximo y la diferencia específica que constituyen el término definido o, por lo menos, las propiedades que necesariamente posee. Ejemplo: Silla = def. mueble para sentarse.
enciclopedista

Valid XHTML 1.0 Transitional