Teoría del cierre categorial

De Enciclopedia Symploké, la enciclopedia libre.

Nombre que recibe la teoría de la ciencia característica del materialismo filosófico, su gnoseología. Según esta teoría, la verdad científica es ante todo una verdad construida (verum est factum), un ejercicio, más que un valor proposicional o una representación. Se trata de una verdad material entendida como una relación objetiva de identidad sintética entre contenidos materiales. Las verdades científicas como identidades sintéticas se alcanzan por medio de procesos de construcción cerrada al concatenarse, en la forma de un determinado círculo procesual, una multiplicidad de términos materiales, constituyendo así un determinado campo gnoseológico. Estos cierres son operatorios. En ellos tiene lugar la confluencia de una multiplicidad de cursos operatorios que permite segregar o neutralizar los componentes subjetuales (las operaciones del sujeto operatorio) y establecer las identidades sintéticas, lo que constituye la base de la objetividad de los conocimientos científicos. (Ver acepción (3) de ciencia, circularismo y teorías de la ciencia.)

La Teoría del cierre categorial se caracteriza:

(1) Por atenerse a las ciencias positivas ya establecidas (Matemáticas, Física, Biología, Termodinámica) en la medida en que estas ciencias son independientes unas de otras, sin perjuicio de sus eventuales involucraciones.

(2) Por considerar cada ciencia como delimitando una categoría de la realidad irreducible a las demás categorías. Una ciencia se mantiene en la inmanencia de esa categoría, que no está constituida por un objeto sino por múltiples objetos o términos que mantienen entre sí relaciones definidas y se componen o disocian mediante operaciones capaces de dar lugar a otros términos de la categoría a partir de los precedentes. El cierre alude precisamente a esta capacidad de las operaciones para determinar objetos que siguen perteneciendo a la categoría y la amplían, y en la medida en que este cierre va estableciendo concatenaciones entre objetos que establecen los límites de una unidad categorial se denomina «cierre categorial».

(3) Por no entender las ciencias como representaciones mentales o simbólicas de la realidad que pudieran adecuarse a esta realidad o, por lo menos, incidir sobre ella a efectos prácticos, tecnológicos. Las ciencias, propiamente, ni siquiera son «conocimiento de una realidad exterior a ellas», sino más bien una reconstrucción de la realidad misma que culmina en los momentos en los cuales se logra una identidad sintética entre algunos cursos de sus desarrollos, a través de cuya reconstrucción la identidad sintética puede definir a la verdad científica. Por tanto la verdad de las ciencias no se predica de la ciencia en general, sino de cada uno de sus teoremas. Y, por supuesto, una ciencia no se puede considerar, sin más y exclusivamente, como un conjunto de verdades, puesto que muchos de sus contenidos no son ni verdaderos ni falsos, sino puramente intercalares. Por ejemplo: la verdad del teorema de Pitágoras (en un triángulo rectángulo el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de los catetos) no consiste en la supuesta adecuación de los triángulos rectángulos empíricos con supuestos triángulos ideales que flotasen en un cielo uránico o en la mente de los geómetras; su verdad consiste en la identidad misma entre la suma de las áreas de los cuadrados de los catetos y el área del cuadrado de la hipotenusa.

Sin perjuicio de exposiciones anteriores, la Teoría del cierre categorial en su conjunto comenzó a publicarse en 1992 en la editorial Pentalfa (5 volúmenes publicados, de los 15 previstos).

Enlaces de interés

enciclopedista

Valid XHTML 1.0 Transitional