Totalidad

De Enciclopedia Symploké, la enciclopedia libre.

Del griego όλος, hólos = todo.

Una de las ideas fundamentales de la filosofía, que Kant clasifica como categoría del entendimiento, bajo el rótulo de la cantidad, en tanto que presentada como síntesis de la unidad y la pluralidad. Sin embargo, el propio Kant habla de la totalidad en sentido monista, metafísico, como si sólo hubiera una totalidad en la que «todo se relaciona con todo» y que niega en consecuencia el principio de symploké. Nosotros reconoceremos que cada objeto existente es una totalidad (Aristóteles llamaba a la sustancia como un todo, sínolon, en tanto que compuesto inseparable de materia y forma; si se separaba alguna de ellas, desaparecía), pero distinguiremos entre totalidades distributivas, aquellas en las que las partes pueden constituir un todo (como cada hexágono de los que componen un icosaedro), y totalidades atributivas, en las que las partes no son disociables del todo (los tejidos celulares, en tanto que constituyen la totalidad del cuerpo humano).

Las totalidades son corpóreas. Todos y partes son figuras resultantes de operaciones quirúrgicas. Un todo atributivo repartido puede recomponerse siendo parte de un todo distributivo. La totalización se nos da como una operación recursiva y lo mismo diremos de la partición. La repetición distributiva (la repetición de las monedas de un mismo cuño, o la repetición de células de una determinada morfología por división sucesiva) es internamente indefinida y sus limitaciones proceden del material y de la estabilidad del patrón. En todo caso, los procesos recursivos tienen límites internos: la masa viviente que se organiza en una célula, según la forma totalizadora de una esfera protoplasmática, va aumentando de tamaño hasta alcanzar un límite máximo; este límite no es un límite caprichoso. Pero si no lo es, la razón habrá que ir a buscarla a sus partes, a la relación volumétrica: sólo por la escisión distributiva de la masa protoplasmática en otras totalidades, será posible su desarrollo en la forma de una totalidad distributiva. Asimismo, las partes son disociables unas de otras. La cuadrícula de una baldosa de dibujo cuadriculado es una parte del todo, no ya porque sea una parte separable, sino porque es disociable, en operaciones tales como taladrar o pintar. Todo y partes han de considerarse limitados. Una parte infinitamente pequeña es sólo un límite que tiende a cero. De donde se deduce que un Universo concebido como ilimitado no puede ser tratado como un todo. Y aquí advertiremos también el motivo por el cual la teología tendería a retirarle a Dios el nombre de totalidad: la aplicación a Dios de la idea de totalidad nos pone en las proximidades del panteísmo.

Un todo es una multiplicidad limitada, delimitada entre otras multiplicidades que constituyen su fondo. Pero el universo no es una totalidad originaria, puesto que él no tiene límites y, por consiguiente, no puede desempeñar el papel que una totalidad limitada tiene respecto de sus propias partes. Un todo es una unidad que puede transformarse, manteniendo su identidad a través de la variación de las totalidades que lo rodean, y esto incluso en el caso de la totalidad orgánica del individuo vivo por respecto del propio cadáver.

Enlaces de interés

enciclopedista

Valid XHTML 1.0 Transitional